Los proverbios y refranes son frases en la que la gente puso su experiencia, para convertirlas en enseñanzas provechosas. Son de uso corriente en nuestro medio chocoano. Convirtiéndose indiscutiblemente en una síntesis de nuestra cultura, tanto en los campos lingüísticos-semánticos como el folklore. Es pues para los chocoanos toda una filosofía.

 

No es raro encontrar refranes y proverbios en conversaciones o reuniones sociales entre las personas de toda índole, tanto cultos como incultos.

“A través de frases francas e instintivas, nuestras sociedades cultas y campesinas de tiempos inmemoriales, han encontrado en ellas un gran vehículo de su sabiduría” menciona la escritora Yamileth Palacios de Moreno, en su libro “La otra cara de los refranes”.

Yamileth Palacios de Moreno
Yamileth Palacios de Moreno

Para nosotros los chocoanos, como ya dijimos anteriormente estas frases constituyen toda una filosofía, porque su interpretación, exige cierto esfuerzo mental para desentrañar su verdadero sentido y significado. Hasta llegar a la síntesis, que es el ápice de la lógica y el raciocinio.

 

El Proverbio

 El proverbio es un tipo de paremia, es decir, un enunciado corto y sentencioso.Para mayor comodidad en el recurso los chocoanos mezclan las coplas con los proverbios, es decir, encadenan una serie de mensajes de una manera formativa de donde resulta una forma agradable para la recitación.

La filosofía popular a través de proverbios empleados por nuestros mayores suele transmitirnos enseñanzas morales y sociales de profunda sabiduría.

 

 Ejemplos y connotaciones. Cada proverbio cuenta con una determinada connotación y significado, en la cual está oculta su enseñanza.

·Del ahogado aunque el sombrero”. Expresión proverbial de conformismo para indicar que para perder todo, pues bueno será rescatar lo poco que se pueda arañar.

·“Dios está para todos”. Expresión proverbial  de consolación frente a tribulaciones. En la base del refrán hay un ingrediente de religiosidad  y conformidad  con lo que el destino determine.

·“Huir del peligro no es cobardía”. Expresión proverbial tipo consejo. Por muy valiente que sea la persona, ha de procurar evitar al máximo las ocasiones de conflicto y de choque ya que en el pleito como en la guerra todos pierden.

·“La venganza nunca es buena,  mata el alma y la envenena” .Expresión proverbial cuyo significado denota que no conviene esgrimir venganza contra nadie, pues ella salpica a nuestro propio espíritu y nos daña.

·“Quien la debe la teme”. Ampliamente utilizado en el Chocó esta frase proverbial que recoge la malicia, el picante, la intensión solapada con que acompaña su actuar quien ha cometido alguna falta, ha hecho un daño o ha incurrido en una acción indecorosa, porque piensa que los demás se la van a cobrar o le van a responder con igual o mayor saña que la que él utilizó al cometer el latrocinio del cual se siente culpable.

·“Toda persona tiene su talón de Aquiles”. Frase proverbial aplicada para dar a entender que todos ostentamos un punto flaco o debilidad.

·“Vive la vida como si fuera el último día”. Expresión proverbial en forma de dictamen que invita a gozar las delicias que  ofrece la existencia humana con intensidad y vehemencia, disfrutando cada día de todo cuanto se hace.

·“Machete estate en tu vaina”. Frase proverbial, chocoana por excelencia, que invita a no buscar dificultades desconociendo las reacciones que podrían sobrevenir de una acción impensada.

·“Más vale malo conocido que bueno por conocer”.Proverbio que significa que de lo que usted conoce puede predecir comportamientos y reacciones; sin embargo de lo que aún no conoce  resulta difícil identificar los mínimos signos de reacciones y comportamientos contrarios a lo deseado.

·“A Cartagena la cogieron por hambre y a vos por necesidad”. Hay en este proverbio una clara alusión de menosprecio contra alguien que ha vendido su conciencia o se ha replegado ante el deseo o el querer de otro con total desvergüenza, sin importarle orgullo ni nada y únicamente por satisfacer una carencia o un impulso del momento.

·“¿Dónde va el buey que no are?”. Proverbio aplicado para cuestionar las acciones y conductas veleidosas de quien o quienes se caracterizan por actuar contrariando el recto proceder, las normas y reglas sociales de sana convivencia.

·No dejes para mañana, lo que puedes hacer hoy”.Proverbio de naturaleza imperativa. Puede expresarse como una admonición para quien vacila en la realización de un deber,  por que quien no quiso cuando pudo, no podrá cuando quiera.

· “Tuyo o ajeno, procura que no te falte”. Frase proverbial con la cual indicamos la necesidad de mantener  el necesario dinero, contante y sonante para suplir las mínimas necesidades y evitar angustias.

· “¡A mundo con tanta malicia! Hablan de mí y me muestran caricias”. Utilizado para ocasiones en las cuales el individuo, conoce que, están hablando a espaldas de él pero que esas mismas personas de frente le adulan.

· “El que no sabe es como el que no ve, que todas las cosas las mira al revés”. Este proverbio es utilizado para advertir que el ignorante es igual que el ciego, un individuo cuya capacidad de observación limitada, le impide entender las cosas en su justa medida.

El refrán

El refrán nos da a entender el diccionario, es un dicho de carácter didáctico, breve, sentencioso, anónimo, popular y conocido o admitido comúnmente que se suele transmitir oralmente.

Es una expresión, dicho o sentencia de origen popular que tiene forma fija y en la cual se expresa un pensamiento con un contenido moral, un consejo o una enseñanza.

El refrán no siempre guarda una enseñanza moral, aunque su elaboración sea ingeniosa y revele un hondo sentido común, traducido en enseñanzas provechosas.

“Nadie sabe cuando nació pero sabemos que su cuna es el pueblo, que es tan viejo como la humanidad misma, que influye en todo, que su clave de difusión es la repetición y por andar de boca en boca tiene asegurada su inmortalidad” –Yamileth Palacio de Moreno.

El refrán a pesar de ser producto de la experiencia de un pueblo y de una humanidad de ayer y de hoy, proyectada en el cauce inmenso de la vida también sufre limitaciones conceptuales en su filosofía y su lenguaje.

Aliados del refrán son: la prudencia, la reflexión y el consejo; por eso de la influencia de su espíritude sabiduría oculta podemos recibir conocimiento y capacitación para vivir una conducta correcta, pues no señala siempre el término medio entre el exceso y el defecto, instruyéndonos en la ciencia más importante que es pensar con rectitud, andar en la integridad, decir la verdad y practicar la justicia.

Los refranes los han utilizado los sabios, los historiadores, los filólogos, los folkloristas, biógrafos, literatos, artistas, filósofos, vendedores, comerciantes, educadores, publicistas, conferencistas, etc…Y especialmente en el Chocó Yamileth Palacio de Moreno, de una manera singular; maestra de profesión, que no satisfecha con la interpretación tradicional en los dichos populares, irrumpe en el círculo de escritores chocoanos con un bello, sencillo, transparente e interesante trabajo intelectual “La otra cara de los refranes”.

Consciente de que estos no son inactivos y que cumplen la tarea de enseñar, para adquirir el hábito de pensar y actuar debidamente.

Hay refranes ingeniosos, profundos, severos, sentidos, sentenciosos, graves, chistosos, agradables, ceremoniosos, dramáticos, prácticos, morales, religiosos, éticos, trascendentales, etc.

El refrán lo han inventado los habitantes de todos los pueblos y naciones; entre los más destacados por los frutos de su inteligencia están: Pitágoras, Solón, Focílides, Sócrates, Platón, Aristóteles, Elearco, Teofrasto, Hesíodo, Homero, Píndaro, Teognis, Horacio, Virgilio, César, Plutarco, David, Salomón, Nuestro Señor Jesucristo, Confucio, Quevedo, Erasmo, Cervantes y Tomás Carrasquilla en Colombia, etc.

Ejemplos y connotaciones. Cada refrán cuenta con una determinada connotación y significado, en la cual está oculta su enseñanza.

 

·“Gallina de casa no corre”. Se emplea con los hijos menores  sobre todo, cuando se van de casa porque temen ser castigados por los padres. Es entonces cuando se aplica el refrán para indicarles que habrán de regresar allí a pesar de todo.

 

· “Cuando el río suena piedras lleva”. Se sustenta sobre la base del rumor, en la idea que nada puede ser objeto de rumorear sin la existencia de siquiera un atisbo de certeza en lo que se dice.

· “Amanecerá y veremos”. Indicamos así que no estamos seguros de lo que pueda ocurrir en una instancia posterior.

·“Potro que aguabajo viene, aguabajo se va”. Este refrán nos da a entender que las cosas que nos llegan sin esfuerzo, es decir, fácilmente, fácilmente se van.

 

·“Ganando también se pierde”. Contrapuesto en significado al refrán “perdiendo también se gana” y ligeramente similar en sentido al otro que reza: “perder por conocer no es perder”

· “Prefiero un  burro que me lleve y no un caballo que me arrastre”. Expresión sentenciosa desiderativa con la cual  un individuo toma la decisión de escoger entre dos opciones malas, la menos dañosa.

·De una rosa nace una espina”. Indicador de la existencia  de los contrasentidos como el que de padres buenos pueden salir hijos malos.

·“Dios que da la llaga, da la medicina”. Los problemas surgen  porque Dios quiso; de igual manera, por su voluntad, desaparecen dichos problemas.

·“No hay peor sordo que quien no quiere oír”. Con claro significado, este refrán  posee un ámbito de alcance social alto entre los moradores del Chocó. Se dice de quien, a pesar de los consejos y recomendaciones procede de manera torpe y aviesa.

·“Quien calla otorga”. Refrán que indica que  quien no habla durante una conversación da por aceptado todo cuanto dice el interlocutor.

· “Lo ajeno tiene la pata delgadita”. Refrán de carácter admonitorio. Se usa para significar que con las cosas que pertenecen a otro, pero se nos ha entregado en custodia o en préstamo habrá que conservar sumo cuidado o mejor no utilizarlo para evitar daños por mal uso.

·“Nadie es profeta en su tierra”. Este refrán aplica plenamente en el contexto chocoano. Especialmente en nuestro departamento porque alcanza su más cabal sentido paremiológico en el sentido de que aquí el lugareño no da al otro comarcano ni tono, ni importancia ni sinceridad, pues según él, acá nadie vale la pena.

·











“Nadie sabe dónde cae la gotera de casa ajena”.Quiere decir que nadie sabe los problemas que los demás tienen en su casa.

·Ningún limosnero puede ver a otro con catanga”. En el Chocó  este refrán se aplica bastante en casos en que por envidia, necedad o por fastidiar a otro, lo que éste hacía o pretendían los demás hacerlo también en imitación o por competirle a quien resultaba  con una idea novedosa, productiva y rentable. Tal cual como aconteció con el servicio de las rapi-motos.

·“El muerto al hoyo y el vivo al baile”. Considera este refrán que gente nace y muere todos los días, de allí que para para muchos, la muerte así sea de los más cercanos familiares, se asuma con la mayor naturalidad.

·“Hijo de tigre nace pintado”. Esto quiere decir que los hijos nacen con los mismos defectos o cualidades de sus padres y actúan de la misma manera.

· “El que no alcanza pone banco”. En este nos dan a entender que cuando uno no puede hacer las cosas busca ayuda hasta alcanzarlo.

· “Más viejo que el dulce de boca de Neguá”. Para dar a entender que una cosa es muy antigua.

·“A otro perro con ese hueso”. Refrán admonitorio. Cuando alguien nos miente o nos parece que nos toma por bobos e ignorantes, entonces simplemente le dedicamos esta frase.

·“Micurito atranca bagre”. Refrán figurativo típico del Chocó. Se refiere al micuro o nicuro, pequeño pez de agua dulce endémico en el río Atrato que posee una aleta dorsal puntiaguda con la que puede lastimar al pescador que no toma precauciones al capturarlo. Por analogía se dice para alertar a quien pretendiéndose fuerte y vigoroso, desdeña y menosprecia a los débiles asumiendo de engreído, pero que, sin pensarlo puede atravesarse con un alfeñique que lo  puede poner en ridículo.   

·“Oí, lombriz, así como hablan de otro, hablan de mí”.Este refrán  ofrece la idea de que igual saña que empleemos hablando de los demás, esa misma o tal vez más, emplearán quienes hablan de nosotros. Al menos aquí en el Chocó, el hablar de la vida ajena ha alcanzado alturas peligrosas llevando al canibalismo social, al odio soterrado e incluso a la antropofagia verbal entre coterráneos e incluso entre vecinos y amigos.

·“Piedra movediza, no cría lama”. Un refrán figurativo, aplicable a los casos de aquellas personas que teniendo antecedentes, hacen ostentación de transparencia.

·“Si de Chiquito quiebra grano, ¿qué será cuando marrano?”. Refrán de corte interrogativo,  dirigido a la persona joven o al muchacho audaz, vivaz, que acomete todo tipo de empresa sin empacho.

·













“No te creas palmera porque ellas también caen”. Refrán admonitorio. Aplica en sentido figurativo, para la persona engreída, la que suele considerarse única con sus dotes de sabiduría y ostentación de  riqueza o poder, para que recuerde su condición de mortal como cualquier otro.

·Sueña,  pero no despierta”. Refrán aplicado a quien vive en un limbo poblado de fantasías, que no le permita aterrizar ideas, pensamientos, conceptos o su proyecto de vida.

·“Yo no nací donde se parte el agua con hacha”. Refrán alegórico, aplicable para dar a entender, que una persona viene de un lugar conocido, no de cualquier parte.

·“A lo dicho hecho, y a lo hecho pecho”. Refrán para indicar que debemos acompañar la palabra de las acciones, y una vez realizadas estas, dar la cara y asumir la responsabilidad de lo hecho.

·“Quien no ha sido y llega a ser, loco se quiere volver”.El poder y las posesiones materiales, sobre todo, llevan a muchos a darse ínfulas por su condición y es de esos individuos de quienes hace alusión este refrán.

·“El que está quieto se le deja quieto”. Refrán admonitorio que busca evitar los sin sabores en las relaciones interpersonales.

·“Quien siembra vientos recoge tempestades”. Refrán de tipo causativo, para dar a entender que la persona que realiza acciones desfavorables o dañosas contra los demás, a lo largo recibirá tratamientos iguales o peores a los que brindó a los otros.