De: Revista Negarit 

¿Por qué los afrodecendientes somos tan odiados en todo el mundo? Los africanos somos odiados e irrespetados en todo el mundo porque no tenemos antepasados que fueron brutales y lo suficientemente violentos hacia otras razas y poblaciones.

Si tu miras a los más amados y respetados en el mundo de hoy, todos tienen una cosa en común; Sus ancestros fueron los más violentos y responsables de los crímenes más atroces, genocidios y guerras que la humanidad ha visto jamás. 

Nuestros antepasados africanos no cometieron ni un solo genocidio. No exterminaron a ninguna población. No colonizaron, masacraron, saquearon, ni robaron la tierra de ninguna otra población. Aún así, somos los mas odiados y discriminados alrededor del mundo.

 En Asia somos odiados, que daño hemos hecho a los asiáticos? En Europa somos odiados, que daño hemos hecho a los europeos? En Oriente Medio somos odiados, que daño hemos hecho a los árabes? En América somos odiados, que daño hicimos a los americanos?

Ningún daño les hemos hecho a estas personas, pero aún así nos odian. 

Ahora, miremos a los europeos. Cuando viajan a países tropicales, ven que toda la gente les sonríe, saluda y los trata con extrema amabilidad, asintiendo con la cabeza y evitando mirarlos a los ojos. Los europeos suelen aprovechar estas señales en relación a su inherente superioridad, pero esos comportamientos son en realidad un reflejo condicionado procedente del miedo dejado por su brutales antepasados en todos los lugares a los que han ido. Sorprendentemente sin tener en cuenta la violencia cometida por los europeos en África, Asia y América, por que todavía son los preferidos de las personas en el mundo. 

¿Cómo se puede explicar esto? Sus brutales ancestros han asegurado para ellos el respeto-miedo recibido hoy a dondequiera que vayan. Como Maquiavelo, es “mejor ser temido que amado”.

Cuando usted realiza una profunda mirada a los países más ricos y a las personas más ricas del mundo, de repente nota un profundo patrón. Los países más ricos son los que cometieron la mayoría de los genocidios, los crímenes y la violencia, y los más ricos son en la gran mayoría los descendientes de los que se beneficiaron de esos crímenes. 

La dura realidad es que, es más fácil ganarse el respeto y el dinero con violencia, guerra, actividades ilegales, que son todo menos honestas y que sus padres les han enseñado. Enriqueciéndose rápidamente con la guerra y el saqueo, que por el duro trabajo de sus ciudadanos al contrario de lo que los libros de texto te dirán.

 La violencia en el mundo no se detendrá en la medida en que recompensemos el delito más que la paz y la justicia.


Mw Kmt 

#NegusNegarit

Advertisements