Search

Mentores African@s

Dedicados a la recuperación de las raíces culturales y sociales africanas

Las universidades del pacífico y la población negra – Las2orillas

https://www.las2orillas.co/las-universidades-del-pacifico-la-poblacion-negra/

Indicios que muestran que todos somos esclavos

Nuestro mundo actual es un lugar muy extraño. Cada uno de nosotros es incentivado a tomar un camino particular, estableciendo obstáculos a lo largo del camino para desalentarnos a intentar alternativas sobre lo que el rebaño está haciendo o pensando.

La vida es tan compleja que en las horas extras, si estamos prestando atención, podemos darnos cuenta del infinito número de posibilidades que existen para la experiencia humana, y concluimos que si el mundo está en llamas, se debe a que las personas muy raramente nos cuestionamos porque las cosas son de la forma como son, dejando de lado el hecho de que nuestra mentalidad y comportamiento necesitan ajustes en favor de patrones sustentables comunes más inteligentes para la existencia.

No pretendo ser crítico del estilo de vida de cualquier persona mucho menos de una situación personal, los siguientes 16 indicios de que te comportas como un esclavo de la Matrix están destinados única y exclusivamente como un abordaje observacional para ayudar a identificar áreas de la vida donde se está perdiendo la oportunidad de liberarse del proyecto de autodestrucción de la vida propia debido a las demás personas.

 

1. Pagas impuestos a personas que te gustaría ver en prisión

Quizá este sea el mayor indicio de que somos esclavos de la matrix. La noción tradicional de esclavitud evoca imágenes de personas con grilletes siendo forzadas a trabajar en plantaciones para los propietarios ricos de las tierras. La versión moderna de esto es la retribución forzada, en la que nuestros rendimientos son automáticamente tomados antes de que siquiera veamos el dinero, independientemente de que aprobemos o no cómo se gasta.

 

2. Vas al médico, pero aún estás enfermo.

La atención medica de la actualidad, en lo que respecta al progreso científico, se ha convertido en un sistema de cuidados para las enfermedades, donde raramente se nos aconseja comer bien y cuidar de nuestra salud física y mental, y en lugar de eso se nos recomienda consumir medicamentos y procedimientos costosos que son introducidos por la matrix con fines lucrativos de la salud.

 

3. Elecciones políticas

Escogemos un partido A o B y discutimos con nuestros amigos, familiares y compañeros de trabajo sobre la política. Así es como la estrategia de control “divide y vencerás” funciona en nuestra sociedad. Ambos partidos generalmente son corruptos y los candidatos independientes, generalmente de partidos pequeños y tachados como locos, ni siquiera tienen autorización para participar en los debates públicos. Creer en una de estas partes y gastar la energía personal discutiendo con otras personas, es hacer nuestra parte para garantizar que “nosotros, el pueblo” jamás estará unido contra la corrupción.

 

4. Esclavos del dinero.

Posiblemente trabajas duro haciendo algo que odias para ganar un poco de dinero fiduciario. El trabajo es importante y el dinero paga las cuentas, sin embargo, muchas personas pierden los mejores años de su vida haciendo cosas que odian tan sólo por dinero. La verdad sobre nuestro dinero moderno es que no tenemos dinero, en lugar de eso contamos con moneda inflacionaria fiduciaria, que es de propiedad privada y manipulada. Como aun es necesario para sobrevivir en este mundo, lo mejor que puedes obtener por tu tiempo es hacer algo en lo que te guste trabajar con gente que no desprecies. Vivir con menos dinero es más fácil de lo que creemos necesitar, sólo tenemos que ir contra la corriente para darnos cuenta de esto.

Funciona más o menos así: tienes un trabajo que odias, o que acaba por deprimirte, pero que paga lo suficiente como para sacarte de esa depresión con bienes de consumo que crees indispensables para tu comodidad, como electrónicos, ropa de marca, perfumes caros, etc. Cuando más trabajas, más te deprimes y más consumes esos productos “indispensables” para compensar la depresión, lo que te lleva a una espiral infinita. Raramente alguien consigue salir de este círculo vicioso.

 

5. Financiando tus sueños.

Este punto es casi una extensión del anterior. Estás dispuesto a acumular deudas personales para financiar la adquisición de un estilo de vida orientada al consumismo. Cada vez que utilizas una tarjeta de crédito pones dígitos en los balances de los bancos que están más involucrados que nunca en el saqueo financiero del mundo actual. Estos dígitos son, entonces, multiplicados electrónicamente por el sistema de reserva fraccionaria, lo que aumenta exponencialmente el poder de estas instituciones. Para ser partícipe de este esquema, necesitas pagar ese dinero falso con intereses, a fin de mantener un cierto estilo de vida. Este es un fuerte indicio de que estás doblegado por uno de los principales dogmas de nuestra sociedad: el consumismo.

 

6. ¿La TV nos divierte o nos controla?

Conversas con personas reales sobre los acontecimientos en curso en los programas de televisión. La televisión es la herramienta más potente empleada para el control mental, y la “programación” disponible, aunque ciertamente es agradable, divertida o de entretenimiento, está dirigida a reforzar ciertos comportamientos entre las masas. Dramatizar la importancia del ego, sobre-sexualizar todo, glorificar la violencia y enseñar la sumisión a la falsa autoridad son las principales características de la televisión moderna. Al tomar lo que está sucediendo en la televisión, volviéndolo parte de nuestra vida real, estamos haciendo nuestro trabajo apoyando el objetivo de la matrix para confundirnos sobre la naturaleza de nuestra realidad, demostrando que algo no tiene realmente que suceder en un determinado orden para que parezca real ante las personas.

 

7. Todos estamos siendo vigilados.

Si no te incomoda que alguien, en algún lugar, trabajando para alguien te esté observando, escuchando tus conversaciones y monitoreando tus movimientos, entonces, eres un perfecto esclavo para la matrix. La vigilancia invisible es una forma insidiosa de control del pensamiento, al emplear la lógica de “no tengo nada que esconder, por lo que no me hace ningún mal que me vigilen”, admites estúpidamente que tienes un amo terrenal y que no eres soberano de mente y cuerpo.

 

8. El poder de las armas manda.

Crees que el mundo sería un lugar mejor si tan sólo los gobiernos tuvieran armas. Este es un mundo violento, y los criminales hacen su trabajo contra personas honestas en todos los niveles sociales, incluso dentro del gobierno. Claro, en un mundo perfecto, las armas no serían necesarias para nadie, pero desgraciadamente, nuestro mundo está lejos de ser perfecto, y las armas de fuego son una forma muy eficaz de protección contra la delincuencia común y contra los gobiernos abusivos por igual. La voluntad de renunciar al derecho de autodefensa es una señal de que le estás delegando tu responsabilidad personal a alguien. Hacer que las masas abandonen la responsabilidad personal es uno de los aspectos más importantes del control.

 

9. Bebemos veneno constantemente.

Conscientemente bebemos agua fluorada. Entre todas las discusiones de salud que hay en la actualidad, el tema del agua fluorada es el más difícil de comprender, pues se trata de un derivado toxico de un proceso industrial, es decir, veneno. Al agua supuestamente se le agrega flúor para ayudar a nuestra salud bucal, lo que es discutible por sí mismo, pero de ser así, la fluoración involuntaria del agua potable pública es una medicación sin consentimiento, una forma de esclavitud. Conocer esto y seguir bebiendo agua fluorada es una señal de que se está satisfecho con la condición de esclavitud en la matrix.

 

10. También comemos veneno.

Conscientemente comemos venenos tóxicos como el glutamato monosódico y el aspartamo. Estos dos productos químicos son ampliamente conocidos por ser tóxicos para el cuerpo humano. A pesar de saber esto, continuamos envenenándonos con los sabrosos alimentos procesados industrialmente ricos en las sustancias antes citada, dejando en claro que estamos muy bien programados para dar menos valor a nuestra salud, respondiendo a una gratificación inmediata: comida sabrosa y de preparación fácil y rápida.

Este tipo de alimento acaba consumiendo menos tiempo de las personas, lo que nos permite realizar varias actividades en horarios que de otra forma estarían destinados a la comida. Al mismo tiempo estos alimentos nos envenenan y nos hacen más dependientes del sistema de salud. Puedes remitirte al punto 2.

 

11. Estamos siendo drogados.

Dependemos de la compleja industria farmacéutica para la gestión de nuestra propia salud mental. El uso de medicamentos psicotrópicos está aumentando de forma vertiginosa en nuestra sociedad, pues las personas han sido convencidas de que los estados mentales y emocionales pueden ser clasificados como enfermedades, mientras que la verdad sobre la salud mental natural ha sido ofuscada por los medios de comunicación corporativos y las instituciones médicas con fines lucrativos. Si estás tomando medicamentos psicotrópicos, entonces eres víctima de una de las formas más poderosas de control mental disponibles. Parte de este control es convencerte de que no tienes autoridad sobre tu propia mente. Esto quizá sea lo más terrible de la matrix, y la voluntad de ingerir medicamentos psicotrópicos que condicionan al peor tipo de esclavitud, inhibiendo tus respuestas mentales y emocionales naturales a presiones de la vida que te señalan que necesitas cambiar tus comportamientos y hábitos.

 

12. Los medios controladores.

Aun no dejas de ver la programación de noticias local y nacional. Los medios de comunicación son una herramienta de control y manipulación que dan continuidad a las ideas y visiones generalizadas del mundo, dirigiendo la atención que estás ofreciendo para hacerte un esclavo de esta forma tan sutil de programación mental. Incluso las noticias locales son escritas bajo un guion por un puñado de corporaciones con la tarea de formar ciertas opiniones sobre los eventos.

 

13. Las distracciones son más importantes.

Estás más preocupado por el deporte en la televisión u otras distracciones irracionales que por la calidad de vida en tu ambiente natural. Eventos como el de Fukushima son sucesos que pueden afectar seriamente nuestro futuro en el planeta Tierra. Pero estamos más interesados en competencias deportivas u otros tipos de distractores, lo que nos demuestra que nuestro sentido de la autopreservación fue robado. Muchas veces creemos que nada de lo que hagamos puede cambiar el curso de los problemas de orden mundial, y terminamos por creer que otras personas se involucrarán, o dejamos la responsabilidad a los gobiernos. Un indicio inequívoco de que estamos muy bien adiestrados.

 

14. El escepticismo.

Te has vuelto escéptico a cualquier área de la vida que no ha sido “probada” o validada por la ciencia moderna. La propia esencia de la ciencia es la investigación sobre lo desconocido. Por desacreditar o ridiculizar experiencias que otras personas tienen y que aun escapan a nuestra compresión científica, como las experiencias cercanas a la muerte, la acupuntura o los efectos de tratamientos alternativos de salud, como el uso de hierbas y tés para curar enfermedades consideradas como graves, es que reduces la compresión del mundo a una estrecha gama de opciones.

 

15. ¿Lo que aprendemos es lo correcto?

Nunca te cuestionas la versión popularizada de la historia antigua y los orígenes de nuestra civilización. Hay muchas cuestiones sin resolver sobre los orígenes de la raza humana que apuntan a una versión diferente de la historia de la humanidad que nos enseñaron en la escuela. Al nunca cuestionar lo que nos han dicho sobre nuestro origen, estamos siendo cómplices con muchos de los sistemas de creencias impuestos y visiones reducidas del potencial humano que la matrix promueve. Se nos inhibe a pensar desde pequeños.

 

16. La autorreflexión.

Todos nos identificamos con algunos de los puntos mencionados arriba. Ahora se hace indispensable una reflexión al respecto, para evaluar el verdadero valor de todo en nuestras vidas. En el momento en que decidamos reflexionar seriamente sobre cuestiones no convencionales, estamos desarrollando el ejercicio de nuestro poder de liberación. En el momento que admitimos que tenemos problemas, pasamos a pensar en las soluciones, algo que por sí solo ya es algo significativo, después de todo, como vimos arriba, somos condicionados a no pensar de forma crítica, pues condicionar nuestro pensamiento es la principal herramienta de esclavitud moderna.

https://d-38861279442472252945.ampproject.net/1491265141460/frame.html

  •  

  •  

     

Reflexiones desde el feminismo negro 

“Llegamos las negras y nadie nos para”: Reflexiones desde el feminismo negro decolonial

Angel Davis

Hace algunos días, buscando información sobre segregación racial, me encontré un texto titulado, “Rituales racistas en las escuelas: “la letra con sangre entra””, tejido con fragmentos de historias de vida de indígenas de la sierra ecuatoriana, que fueron a la escuela en la década de los noventa. En el contexto de la discusión sobre el papel de la escuela en la construcción de la identidad nacional mestiza y del “indio-otro inferiorizado”, se encuentra el fragmento de una entrevista a un Joven indígena que relata el racismo cotidiano del cual era victima en la escuela.

Al leer esta frase, “Todos los niños indígenas creo que instintivamente buscábamos un rincón donde no nos puedan ver, donde no nos puedan lastimar” (de la Torre, 1997, p. 116), no pude evitar sentir un nudo en la garganta y llorar. ¿Por qué? Leer esto, inmediatamente me llevo a varios episodios de mi infancia y de mi vida en general.  Y me pregunte, por la búsqueda eterna, de ese “rincón donde no nos puedan ver”. ¿Hasta cuando?

Kimberlé Crenshaw. Feminista y activista de los Estados Unidos

En los tiempos de lo políticamente correcto, parece que hablar de racismo y de machismo fuese en pecado, hablamos de la superación de la pobreza, de las injusticias del capital y la globalización, de las culturas milenarias y de vestigios arqueológicos, todo muy relevante y seguro con muy buenas intenciones. Pero, y aquel rincón, donde los llamados negros, indígenas, mujeres, niños, etc, nos hemos escondido por siglos, ese lugarcito, donde hemos guardado miedo y vergüenza, donde guardamos, nuestras voces, nuestros sueños, nuestras historias, donde quedo la memoria.

Hablo desde el sentimiento de la mujer negra. También tengo mi rinconcito, a veces pesa, a veces duele, a veces me llena de orgullo. No es fácil hablar de racismo y de machismo y partir de la experiencia propia, para darle sentido a estas prácticas que condenan nuestros cuerpos y mentes. Pero definitivamente, es necesario, para transformar esa condena, en fuerza liberadora, así como, tejer las hebras de las distintas formas de dominación/exclusión/expropiación, que pasan por todas las escalas de la vida social, económica, política y cultural.

Comparto con María Lugones, la idea de la histórica indiferencia, hacia “las violencias que sistemáticamente se infringen sobre las mujeres de color” (Lugones, 2004, p. 57), indiferencia que se nutre de las relaciones cotidianas y de las experiencias subjetivas, así como de la dominación racista y patriarcal, que tiene lugar en el contexto del Estado-nación y del capitalismo global. Sin embargo, lo interesante de esta postura, es analizar el movimiento de estas prácticas en diversas escalas, a partir de la configuración del racismo y del machismo como relaciones sociales, enraizadas en el conjunto de las estructuras e instituciones sociales.

Parto de la idea, que la politización de las mujeres de color, negras, afrodecendientes, pone en vilo la separación categorial entre género, raza, clase y sexualidad . Ya que el surgimiento de la sujeta política negra/afrodescendiente, revela la indiferencia histórica anteriormente planteada, así como el entrecruzamiento de distintas formas de dominación/opresión ligadas a estas categorías, que de ser analizadas de forma separada, no permiten la comprensión del lugar de la mujer negra/afrodescendiente en el entramado de las relaciones de poder.

Hablar y escribir, desde aquí, implica asumir un postura ético/política, que entrelaza un compromiso con distintas luchas y momentos históricos. Una lucha que implica el reconocimiento de estas formas de dominación/opresión sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas, sobre nuestro ser y nuestra existencia. Implica un análisis real y serio, teórico/práctico y de método. Hombre/mujer, blanco/negro, construcciones categoriales, binarias y jerárquicas, que invisibilizan y homogenizan las diferencias latentes que coexisten al interior de las categorías.

Fanon, planteo en la pagina 8 de su obra, “Piel negra, mascaras blancas”:

 “De por doquier me asaltan e intentan imponérseme decenas y centenas de páginas. Sin embargo, una sola línea bastaría. Una sola respuesta y el problema del negro se despoja de su aspecto serio. 

¿Qué quiere el hombre?

¿Qué quiere el hombre negro?

Si yo quisiese ganarme a pulso el resentimiento de mis hermanos de color, yo diría que el negro no es un hombre.

Hay una zona de no-ser, una región extraordinariamente estéril y árida, una cuesta esencialmente calva, a cuyo término puede nacer un auténtico surgimiento.” (Fanon, 1973, p. 8)

Y más adelante afirma, “El negro es un hombre negro: es decir, que al calor de una serie de aberraciones afectivas, se ha instalado en el interior el universo del que bueno será hacerle salir” (Fanon, 1973, p. 8)

De la cita, me llama la atención dos aspectos principalmente, por un lado la afirmación de “que el negro no es un hombre”, y por otro lado, que el negro en tanto hombre, se encuentra en un universo que no le es propio, por lo que sería “bueno hacerle salir”.

En mi interpretación, del texto, considero que Fanon, ubica lo que él considera el hombre negro, en una dialéctica entre la negación y la afirmación, negación que pasa por eso que el llama la “zona de no-ser” y por ese universo creado por el hombre blanco, en el que el hombre negro debe blanquearse, ¿para ser hombre?.

Afirmación, en tanto, establece un surgimiento, en la “zona de no-ser”, es decir en ese mundo donde se le negó la existencia misma al hombre negro, y en donde podría nacer la semilla para la “nueva humanidad”.

En este sentido y según mi interpretación, el blanqueamiento del hombre negro, implica per sé su realización existencial como hombre,  es decir como “macho, blanco, burgués, heterosexual” (Lugones, 2004, p. 61), así, argumento que, la critica  de Fanon al blanqueamiento de la raza negra y la configuración de las mascara blancas, en el espacio del “no-ser”, así como la metáfora del velo y la doble conciencia de Dubois, a través de la cual plantea que el negro siempre tiene la sensación de “mirarse a sí mismo a través de los ojos de los demás”, de “medir el alma de uno por la cinta de un mundo que lo mira con desprecio y compasión divertida” (W.E.B, 1903); están inmersas en una perspectiva que no solamente incluye la cuestión racial, sino que el blanqueamiento y la doble conciencia entrelazan la construcción colonial del hombre blanco.

Ahora bien, tanto Fanon, como Dubois, se posicionan desde la construcción del “hombre negro”, lo que viene hacer criticado desde el feminismo de mujeres de color de los estados unidos y de los movimientos feministas negros que surgen en América Latina y otras partes del mundo. Así argumentan que, “las categorías han sido entendidas como homogéneas y que seleccionan al dominante, en el grupo, como su norma; por la tanto, mujer selecciona como norma a las hembras burguesas blancas heterosexuales, hombre selecciona a los machos burgueses blancos heterosexuales, negro selecciona a machos heterosexuales negros y así sucesivamente. Dada la  construcción de las categorías, la intersección interpreta erróneamente a las mujeres de color. En la intersección entre “mujer” y “negro” hay una ausencia donde debería estar la mujer negra precisamente porque “ni mujer” “ni negro” la incluyen.” (Lugones, 2004, p. 61).

Ahora, quisiera volver al rincón, donde históricamente las mujeres negras/afrodescendientes nos hemos escondido y resguardado, han sido tiempos de silenciamento, de lucha y de rebeldía, poco a poco hemos venido rompiendo ese rincón y ahora de manera alegre y con mucha fuerza liberadora, estamos saliendo de él. Ha sido y es, una lucha compleja, pero hemos generado rupturas en muchos espacios, desde los familiares hasta los más amplios, esta es una discusión y una práctica en construcción. Aquí estamos las mujeres negras de ayer y de hoy, buscando nuestra memoria y escribiendo nuestra historia.

Las palabras

El parto

Quisiera hacer oír mi voz

Pero no puedo.

 

Hablar, escribir y parir

Las mujeres que hablamos

Que escribimos y parimos.

 

Se apoderan de nuestras letras

Silencian nuestras historias

Silencian nuestro cuerpo.

 

Llego la hora del parto

Silencian mi voz

Y mi cuerpo

Debo callar

Pero quiero gritar

 

Recuerdo aquel poema

“Rotundamente negra”

y me dan más ganas de gritar

 

Pero sigo siendo negra

Y quiero escribir

Quiero parir

Quiero amar

Quiero soñar

Ashé. 

Bibliografía

Lugones, M. (2004). Colonialidad y Género. En Y. Espinosa Miñoso, D. Gómez Correal, & K. Ochoa Muñoz, Tejiendo de otro modo: Feminismo, epistemología y apuestas decoloniales en Abya Yala (págs. 57-73). Popayan: Universidad del Cauca.

W.E.B, D. (1903). The Souls of black folk: Essays and sketches. Chicago.

de la Torre, C. (1997). Rituales racistas en las escuelas: “La letra con sangre entra”. ÍCONOS , 114-129.

Fanon, F. (1973). Piel negra, máscaras blancas. Buenos Aires: Editorial ABRAXAS.

Autora: Natalia Mosquera García

Colombiana

Trabajadora Social

Actualmente cursando maestría en estudios urbanos en FLACSO-Ecuador

Libro completo “MUJERES,RAZA Y CLASE” Angela Davis.

https://drive.google.com/file/d/0B4ap_cCW5lX8WC1sLUwwRWJEdHc/view?usp=drivesdk

 

Imagen

¿Cómo es posible, se pregunta Angela Davis, que habiéndose gestado el feminismo americano, como movimiento y teoría política, en el seno de las luchas abolicionistas y obreras de finales del siglo XIX, la voz y las reivindicaciones de las mujeres negras hayan sido sistemáticamente invisibilizadas por el feminismo blanco liberal? Esta pregunta la impulsa a trazar una nueva genealogía de los movimientos radicales de liberación norteamericanos en la que desvela las raíces comunes de las luchas antiesclavistas y de los movimientos de defensa de los derechos de las mujeres. Davis aprovecha la ocasión no para señalar la discriminación racial operada por el feminismo dominante, sino para afirmar un nuevo programa feminista, basado en una alianza transversal que critica las exclusiones de raza, género, clase y sexualidad, que se plantea como proyecto de emancipación colectiva. El feminismo se convierte en un vector de crítica y desmantelamiento radical de las estructuras transversales de control político y social que van desde el espacio doméstico hasta las cárceles, pasando por los estatutos que confieren ciudadanía, trabajo, identidad o pertenencia.

Artículo: 8 datos que muestran el pesado costo del crimen y la violencia en América Latina y el Caribe

8 datos que muestran el pesado costo del crimen y la violencia en América Latina y el Caribe

http://flip.it/RbR-k5

Compartido desde WordPress

Assata Shakur: “Soy una esclava fugada en el siglo XX” – http://wp.me/p4FuXj-3i

Blog at WordPress.com.

Up ↑